web analytics

ESTAFAS POR EMAIL

‚úÖ Estafas por email ‚úÖ Comencemos por recordar que una estafa es un hecho delictivo por el cual una persona, natural o jur√≠dica, en aras de beneficiarse, enga√Īa a otras personas, naturales o jur√≠dicas, para que √©stas realicen una entrega de productos, cometan un error o presten un servicio en perjuicio propio o a terceros, y a favor del estafador.

Entonces, siguiendo la l√≥gica de la definici√≥n expuesta, la Estafa por email es aquella que se comete con el objetivo de lucrarse, utilizando un medio electr√≥nico, con el cual enga√Īan a las personas, ocasionando que √©stas se perjudiquen a s√≠ mismas, o perjudiquen a terceros, en aras del estafador.

Lamentablemente, el avance tecnológico ha resultado un medio propicio para que gente estafadora logre sus cometidos; no obstante, existen formas de reconocer o estar alertas ante posibles amenazas de estafas por email.

De igual manera, las personas, instituciones y empresas han creado códigos de seguridad e identificación, o autenticación de sus páginas web, para evitar ser utilizadas con fines delictivos. A pesar de ello, siempre es bueno estar en conocimiento de las formas como operan los estafadores para cuidarnos de ellos.

Estafas por Email ⚡ Acceso informático ilícito tipificado en la ley

En este orden, desarrollaremos un artículo entorno a la estafa por email que nos ayude a reconocerlos, evitarlos y a saber cuáles son sus sanciones de ley.


Estafas por email – ¬ŅEn qu√© consiste?

Cuando de redes sociales se trata, el correo electrónico es una de las vías más utilizadas para llevar a cabo una estafa.

La cuestión consiste en enviar, a la posible víctima, un correo electrónico simulando ser una entidad, empresa u organismo, a fin de obtener los datos personales y bancarios del usuario.

La informaci√≥n personal es solicitada con enga√Īos, utilizando advertencias de que se trata de un asunto de seguridad. As√≠, la v√≠ctima tiende a responder los formularios, encuestas o cualquier estratagema sin percatarse de que se trata de una estafa.

Esto es posible, porque los estafadores dise√Īan anuncios muy similares a las p√°ginas originales que frecuentemente utiliza la potencial v√≠ctima. Para poder enga√Īar al usuario, utilizan letras, logos, im√°genes oficiales y otros, para que la v√≠ctima se sienta confiada, y con eso ceda sus datos personales.

Lamentablemente, luego de producirse el robo de dinero, se realizan compras o transferencias sin consentimiento del titular, y es cuando éste se percata de que ha sido objeto de una estafa.


El phishing como delito de estafa tipificada

El vocablo phishing, está siendo cada día más analizado y tomado en cuenta por distintos órganos de la jurisprudencia, habida cuenta de la incidencia progresiva y frecuente de esta acción delictiva que sustrae y manipula datos con fines de lucro.

En este orden, y específicamente en el caso de phishing bancario, generalmente ocurre que el internauta recibe un correo electrónico solicitando que debe verificar sus cuentas bancarias, o que alguien ha estado haciendo movimientos de sus cuentas bancarias y deben cerciorarse de la identidad del titular de la cuenta.

Dicho esto, el internauta accede a dar la información, probablemente a través de links parecidos a los de la entidad bancaria, o es direccionado a una página web muy parecida a la del banco; estando allí, el internauta cede sus datos y se comete el delito.

Como es conocido el modus operandi, y se usa con frecuencia, generando lesiones al patrimonio de muchos ciudadanos, la jurisprudencia espa√Īola ha analizado esta acci√≥n delictiva y ha dictado sentencias al respecto.

M√°s aun, ha caracterizado a los protagonistas directos e indirectos de estas acciones de estafas y ha tomado las medidas sancionatorias para cada caso.


Factores de la estafa tipificada

Vale se√Īalar entonces que, la estafa tipificada debe caracterizarse por tres factores.

  • El enga√Īo: √Čste forma parte precedente del delito de estafa y puede hacerse de forma expl√≠cita o impl√≠cita, suficiente, h√°bil, activa u omisiva para conseguir el objetivo deseado.
  • Inducir a la v√≠ctima a cometer un error: Se logra, a trav√©s del enga√Īo, que se origine una representaci√≥n o situaci√≥n equivocada de la realidad.
  • Disposici√≥n del patrimonio material o inmaterial a favor del estafador como consecuencia del error y del enga√Īo bastante y h√°bil.

Los denominados muleros y su responsabilidad penal

Así se denomina a la persona que colabora de manera consciente o no, en el delito de estafa, ya que el estafador necesita de terceros como intermediarios para cometer sus fechorías.

El caso es que el mulero, es contratado por la empresa institución o persona estafadora, para recibir el dinero producto del phishing, quedarse con una comisión y remitir el resto al contratante.

De esta conducta hay interpretaciones en la jurisprudencia, para algunos se considera como cooperadores en el hecho delictivo. Para otros, la conducta cuadra con la captación, encubrimiento u ocultación de los efectos del delito; con lo cual se pretende evitar las sospechas de la institución o persona estafada.

Además, en la interpretación jurisprudente, se considera que la captación del dinero, por parte del mulero, se produce después de haberse cometido el delito de estafa.

En otras palabras, si el delito es el enga√Īo y robo de dinero, √©ste ya se produjo en una fase inicial; luego, lo que viene es el procedimiento de transferencias en el cual el mulero act√ļa.

Otros autores doctrinales plantean que la conducta del mulero tífica perfectamente como blanqueo de capitales. No obstante, se presenta la disyuntiva de la condena, bien sea por dolo o imprudencia grave.

El debate contin√ļa para sancionar el delito, pues ya no se trata ni se considera el delito consumado, sino que debe ser tratado como la actividad delictiva; es decir, todos los preparativos antes, durante y despu√©s de la estafa.


Responsabilidades de la entidad bancaria en la estafa por email

El an√°lisis del hecho delictivo no puede desestimar, en aras de la justicia, la actuaci√≥n de las entidades bancarias. √Čstas, son objeto de an√°lisis en el hecho delictivo y tambi√©n son objeto de responsabilidades civiles y penales por el delito de estafa.

Veamos entonces que, la jurisprudencia espa√Īola plantea un sistema de cuasi responsabilidad civil de la entidad bancaria, al no contar o implementar medidas o c√≥digos de protecci√≥n suficientes de datos de la v√≠ctima de estafa.

Con esto, se descarta el pretendido deber absoluto de la v√≠ctima, de estar pendiente de autoprotegerse, dado que los avances en redes electr√≥nica y su uso delictivo no est√°, generalmente, al alcance del usuario com√ļn, a menos que sea un enga√Īo tan burdo o f√°cilmente detectable por la potencial v√≠ctima, y √©sta no se percat√≥.

Por esta razón, la entidad proveedora de servicios financieros debe asegurar la custodia de claves de acceso, y ofrecer los medios de seguridad bancaria a los usuarios, de tal manera que, el estafador, al pretender acceder a los datos del titular de la cuenta, a través del correo electrónico o link anexos al email, no pueda hacerlo.

En consecuencia, de producirse la estafa, la jurisprudencia espa√Īola sentencia que debe ser restituido el patrimonio que exist√≠a, por cuanto no estaba autorizada por el titular de la cuenta. Adem√°s, el banco debe tener activos los protocolos de detecci√≥n de movimientos no usuales de sus clientes.


Consejos para el uso seguro de la banca online

  • No respondas mensajes de correos electr√≥nicos que te soliciten datos personales o claves.
  • No entres a las p√°ginas de tu banco a trav√©s de enlaces anexos a otras p√°ginas o adjunto a tu mensaje de correo electr√≥nico.
  • Cerci√≥rate de que est√©s conectado a la p√°gina autentica de tu banco, a trav√©s de la direcci√≥n URL.
  • Cambia con frecuencia la contrase√Īa de tus correos asociados a la cuenta bancaria.
  • Detecta en forma oportuna correos spam o remitentes no autorizados, a trav√©s de la configuraci√≥n de mecanismos de seguridad de tu correo electr√≥nico.
  • Escribe t√ļ mismo la direcci√≥n electr√≥nica de tu banco. Evita confiarte en las primeras p√°ginas de tu banco, que aparezcan en tu navegador.

Responsabilidad penal en el caso del phishing en su fase preparatoria

Como los delitos cometidos, utilizando las redes sociales, son de reciente data y avanzan a velocidades de tiempo real, han causado problemas en la legislación para su interpretación y justa aplicación de leyes.

Estas, inclusive, tender√°n a ser innovadoras dada la existencia de nuevos actores y esquemas delictivos.

De allí, que se reitere que estamos en presencia de una actividad delictiva, que implica todo un andamiaje antes del delito, durante y después; e inclusive, en dicha actividad, tienen responsabilidad varias personas en las fases mencionadas.

Entonces, vale ampliar un poco sobre los actos preparatorios del phishing, entre ellos ‚Äúel spoonfing‚ÄĚ, el acceso inform√°tico il√≠cito y la manipulaci√≥n de programas de ordenador. Todos estos, por su puesto, cometidos por personas en quienes recaer√° las posibles sanciones penales.


1. La spoofing

La suplantación de la identidad es el primer paso para comenzar a tramar la estafa y otros actos delictivos realizados en las redes sociales.

Para ello es necesario suplantar la p√°gina web de un banco, instituci√≥n p√ļblica, empresa de servicios u otros de renombre, con el fin de atraer a la potencial v√≠ctima o sujeto pasivo.

Estas p√°ginas web falsificadas, se env√≠an a trav√©s del correo electr√≥nico a objeto de que la v√≠ctima pueda cliquear y acceder a una informaci√≥n enga√Īosa en la cual deje sus datos personales y bancarios.

Desafortunadamente, el spoofing no se encuentra reconocido, en el c√≥digo penal espa√Īol, como actividad delictiva por varias razones.

En primer lugar, para calificar como delito de suplantación de identidad, debe producirse esta suplantación de forma continua del estado civil.

Segundo, otros autores estiman que la suplantaci√≥n de identidad, bien sea de una empresa, instituci√≥n p√ļblica o privada, as√≠ como de una entidad financiera, no debe considerarse como un asunto de estado civil en particular, sino como un problema colectivo, ya que lesiona la fe p√ļblica o la confianza de una gran comunidad en la identificaci√≥n correcta de las personas o instituciones.

El asunto se complejiza m√°s, en t√©rminos jur√≠dicos, cuando se suplanta la identidad de una instituci√≥n p√ļblica, no solo se comete el delito de falsificaci√≥n de la nominaci√≥n, sino que se pretende ejercer funciones p√ļblicas sin ser funcionario p√ļblico.

Por otro lado, estiman otros investigadores que puede tratarse de falsificación de documentos o formularios; no obstante, las páginas web no se consideran documentos con relevancia jurídica.

Finalmente, y esto demuestra la necesidad de seguir debatiendo sobre las estafas por correo, el hecho de hacer llegar a miles de usuarios una p√°gina web falsa, no significa que el delito de estafa pueda cometerse; sino que existe una tentativa que puede ser descubierta a tiempo.


2. Acceso informático ilícito

La conducta del phishing no era sancionada por la jurisprudencia espa√Īola antes de 2010; aunque vale se√Īalar que se introdujo en el C√≥digo penal a ra√≠z de los ataques contra los sistemas de informaci√≥n y del Convenio del Consejo de Europa sobre cibercriminalidad firmado en noviembre de 2001.

Para que se produzca el acceso informático de forma ilícita, se deben violar las medidas de seguridad a través de la aplicación de técnicas de hacking y está prohibida por la jurisprudencia este tipo de acto delictivo.


3. Manipulación de programas de ordenador

Para que se pueda realizar la estafa a través de correos electrónicos, debe existir previamente los programas que faciliten la acción delictiva; se trata específicamente de los programas keyloggers o sniffers.

No obstante, para que cuadre como delito y evitar la desproporcionalidad de castigar una tentativa, de igual manera que el hecho consumado, u otra función propia de los programas, la persona que manipula estos programas informáticos, debe tener la intención de realizar un fraude.

Esto es importante tenerlo en cuenta, puesto que algunos programas informáticos tienen otras funciones que, de estar activas, queda sin efecto una sanción penal.


Pistas sobre la estafa por correo

La prevención parte de conocer algunos casos de estafa por correo, para tomar las medidas necesarias y multiplicar la información para que todos ayudemos a evitar este tipo de estafa.

A manera de ejemplo, si eres empleado de un hotel o prestas alg√ļn servicio, y abres tu bandeja de correos, puedes encontrar solicitudes extraordinarias que generalmente no suelen suceder. Esta es la primera se√Īal de sospecha que debe alertarte.

Entonces, debes actuar preventivamente buscando la existencia o no de la persona, empresa o institución que solicita el servicio, para ello accede al buscador, transcribe el nombre del solicitante y verifica la existencia del que dice ser.

Tambi√©n puedes buscarlo en redes sociales a ver si existe y conocer su perfil. √Čste debe coincidir con lo que manifiesta ser. En otras palabras, si es una empresa de jugadores de balonmano, en sus redes sociales debe aparecer tal cual y con una secuencia de hechos y fotos que atestiguan la veracidad.

Otra pista, la puedes hallar en el cuerpo del mensaje, puesto que las líneas iniciales del texto pueden corresponder con la solicitud del servicio, no obstante, los párrafos subsiguientes pueden ser una hilera de ideas inconexas. Por lo que debes leer todo el documento con cuidado para verificar su coherencia total.

Por otra parte, ten cuidado con los enlaces adjuntos a tu correo, estos pueden dirigirte a plataformas en las que pueden ser sustraídos tus datos.

Ocurre tambi√©n que, muchos de esos anuncios o link, cada vez que los cliqueas aumentan las comisiones que reciben estos sitios. Entonces, de alguna manera te roban tu dinero a fuerza de enga√Īos.

No aceptes instalar en tu ordenador software requeridos como indispensables para proseguir con la navegación. Esta acción, de ser ejecutada, puede instalar en tu computadora un sistema desde el cual transfieres, sin saber, mucha información personal, o de terceros, a delincuentes.

Otras características de las que tienes que estar pendientes se reconocen por:

  • El texto del mensaje, por correo, est√° plagado de errores ortogr√°ficos.
  • A veces llegan con contenido muy gen√©rico y sin coherencia.
  • Suelen utilizar mails gen√©ricos, con los cuales pueden enga√Īarte.

Estas pistas son de las m√°s comunes, por tanto, debes estar atento a ellas para minimizar las posibilidades de una estafa por correo.


Mensajes por email para extorsionar

Esta modalidad consiste en amenazar al internauta con publicar sus conversaciones o fotos privadas a sus colegas de trabajo, amigos y familiares, de no cancelar una buena suma de dinero.

Generalmente, las situaciones m√°s privadas son las que m√°s utilizan los estafadores para extorsionar a la v√≠ctima, ya que se trata de la intimidad expuesta al escarnio p√ļblico.

Ahora bien, el asunto consiste en convencer a la víctima de que su ordenador ha sido hackeado, y se tienen en poder las visitas a páginas para adultos, o las conversaciones con otras personas sobre asuntos sexuales, o muy privados.

Para que esto ocurra, le mandan un correo electrónico donde le especifican que tienen su clave de acceso y, por tanto, su información.

En este plano, la víctima se ve amenazada e intimidada por el estafador, quien pide a cambio del silencio, dinero o servicios.

Otro caso de extorsión para estafar puede contener advertencias de secuestros a hijos o familiares. Para ello describen la rutina de los miembros de tu familia o el tuyo propio.

Acá aplicarán la técnica de la urgencia, de la inmediatez, para que evites investigar y caigas en las redes de los estafadores.

También ocurre que, puedes recibir un correo de parte de tus hijos, esposo o familiar muy querido, solicitando ayuda, puesto que está secuestrado y necesita que lo liberen. Acá la urgencia es clave para el éxito de los estafadores.

Aunado a este tipo de estafa, también suele darse cuando tenemos familiares que no vemos durante mucho tiempo, o están en otras ciudades o países. Entonces, el estafador se vale de este conocimiento y procede a falsear la información sobre el estado del familiar en el exterior para consumar el delito.


La institucionalidad en contra de la estafa por correo

Acá es importante destacar la actuación de algunos organismos de carácter internacional dedicados a la detección de estafas por correo.

Una vigilancia que no permite descanso alguno y que en muchas oportunidades ha reportado grandes éxitos.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos incrementó los esfuerzos técnicos, tecnológicos y otros, para aplicar justicia contra los estafadores y alertan que no pasarán desapercibidos y serán capturados.

Seg√ļn un reporte, el a√Īo pasado se arrestaron a m√°s de 74 personas por realizar estafas financieras en territorio estadounidense; mientras que, en Nigeria, se arrestaron a 164, 18 en Turqu√≠a y en otros pa√≠ses.

Otra institución que se suma al combate contra la estafa es la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, del gobierno de México. Este, tiene el objetivo de crear un espacio para reportar los casos de estafas.

En el portal electrónico de CONDUSEF, se puede conocer toda la información sobre las instituciones falsas que son utilizadas para cometer estafas. Además, contiene información educativa sobre la prevención de este delito.

Por su puesto, participan activamente en la construcción de una jurisprudencia adecuada en los casos de estafa por correo electrónico y otros, los abogados especialistas, las Cortes de Justicia y toda la estructura jurídica comprometida en el combate de esta acción delictiva.


La estafa no solo lesiona el patrimonio material e inmaterial de las personas, también afecta nuestra confianza en las personas, de allí, la importancia de trabajar en la investigación de los casos y cómo se producen para ofrecer a la ciudadanía confianza en sus instituciones.

También es importante una penalización adecuada y aleccionadora para todas aquellas personas que supongan que quedará impune el delito de estafa. Para ello, y como se leyó en los párrafos precedentes, se debaten nociones sobre la tipificación del delito de estafa.

Mientras, como ciudadanos, nos queda aprender a protegernos, identificar las formas de estafa, documentarnos para estar al día sobre las nuevas modalidades delictivas y exigir a nuestras autoridades celeridad en los casos.

Adem√°s, es necesario cuidar nuestra privacidad, seguir los protocolos de seguridad contra estafas por email, evitar cliquear cualquier link sospechosos, activar nuestro sentido com√ļn, preguntar a otras personas sobre el tema; en fin, tambi√©n tenemos que informarnos y multiplicar el conocimiento para cercar a estos delincuentes.

Finalmente, tributar a una educación ciudadana global que implique el mayor respeto hacia las personas y bienes ajenos. Así como el valor al trabajo honesto.

Deja un comentario

error: Este contenido est√° protegido. Propiedad intelectual de Seo con Machete Corporation.