web analytics

ESTAFA PIRAMIDAL

Desde que Baldomera Larra, en los años 70 del siglo XIX, cometiera la primera estafa piramidal de la cual se tiene noticias, hasta nuestros días, han sido muchos los incautos en busca del dinero fácil que han perdido su patrimonio y hasta la vida.

Difícil es entender cómo una actividad ilícita de tales características, logra mimetizarse en el subconsciente del colectivo como una actividad financiera lucrativa, capaz de solventar todo problema económico.

Por otra parte, se vislumbra un efecto expansivo que va más allá de la víctima, infectando a todo el sistema financiero legalmente establecido, con implicaciones policiales y judiciales que representan, para cualquier país, un gasto por demás oneroso.


Estructura piramidal de la Estafa

Para que puedas entender lo que es una estafa piramidal, te presentamos, a continuación, toda la información necesaria que te ayudará a identificar la técnica empleada por los estafadores.

Para esto, es necesario comprender qué es una estructura piramidal, vislumbrar el perfil de la estafa y del estafador, comprender el perfil del estafado con sus motivaciones y conocer las implicaciones legales del caso.

Pirámides

Pronunciar la palabra “pirámide” en el medio judicial es hablar de esquemas deshonestos y fraudulentos.

Por otra parte, para el consumidor común y corriente, es una esperanza que aparece oportunamente en tiempos de crisis. Triste esperanza que le va a garantizar la pérdida segura de su dinero.

A pesar de este penumbroso panorama, existen compañías de mercadeo en red o de multinivel que son legales y legítimas. Las mismas son pocas en el mundo y los estafadores suelen hacerse pasar por ellas.

En España, por ejemplo, se dispone de revistas especializadas que clasifican los negocios multinivel sobre la base de los ingresos anuales declarados.

De lo dicho, podemos percibir el reto de las autoridades a la hora de detectar la ilegalidad de estas organizaciones, asimismo, se aprecia la importancia de mantener informada a la colectividad, de tal forma que cada individuo sea capaz de intuir cuando alguien quiera estafarles.

Piramidación

El verbo piramidar y el sustantivo Piramidación, son términos fiscales que no aparecen, por los momentos, en el Diccionario de la Real Academia.

Dichos términos son usados habitualmente en transacciones de crédito a nivel internacional, es el caso cuando el banco acreditante demanda recibir intereses completos, es decir, sin las retenciones o deducciones establecidas por concepto de impuestos locales, siendo esto a lo que llamamos “piramidar” la cantidad adeudada.

Por otra parte, en el ámbito judicial y policial, define los procedimientos de captación ilegal de dinero en forma masiva, en estos casos, dicho dinero gira en un mismo circulo sin el respaldo de una actividad económica que lo solvente.

Al final, tras la ausencia de un respaldo económico solvente, los promotores desaparecen cargando con el dinero recabado, en perjuicio de las personas que, a manera de inversionistas, colocaron su dinero poco antes del colapso de la operación piramidal de captación ilegal de fondos.

La Piramidación genera un alto rendimiento en corto tiempo sin que se pueda definir el destino y fin del dinero recolectado, como las operaciones financieras que, supuestamente, generan tal rentabilidad.

En definitiva, el efecto de Piramidación será más representativo en la medida que aumentan los niveles de participación. El objetivo es captar dinero bajo el ofrecimiento de entregar intereses superiores a los legalmente establecidos.

Dichos intereses se cancelan a los estratos superiores de la pirámide con el dinero recaudado a las personas que se van integrando en estratos inferiores. De esta forma, las víctimas de los estratos superiores se convierten en cómplices, en la medida que aumentan los estratos.

Piramidación de capitales

Así como existe la Piramidación, que constituye una estafa masiva, en la que miles de incautos participan activa y concisamente entregando sus recursos a personas naturales o jurídicas, que no están autorizadas legalmente para realizar operaciones financieras con recursos captados del público, también podemos apreciar la “Piramidación de capitales” ejecutada por instituciones del sistema financiero, constituidas legalmente.

Las mismas suelen realizar operaciones ilícitas al aumentar artificialmente el patrimonio de la institución financiera, pero no así su solvencia.

Ambos dispositivos de Piramidación, legal o ilegal, convierten por igual a los depositantes y al público en general, en una suerte de actores protagonistas y de reparto en el escenario de las estafas colectivas.

Para finalizar este punto, ejemplificaremos cómo la Piramidación de capitales permite utilizar un mismo monto de recursos financieros para incrementar artificialmente el capital, sin fortalecer en la práctica su solvencia:

“Un banco en particular, que invierte capital en una subsidiaria “off shore”, la cual, a su vez, otorga créditos a una empresa cualquiera para que adquiera acciones del mismo banco. De esta forma, el patrimonio del banco se incrementa artificialmente, sin fortalecer realmente su solvencia”.


Elementos constitutivos de la estafa piramidal

Los elementos presentes en una estructura piramidal ilícita son tres:

  1. Es una operación al margen de la realidad económica:
    • Muchos negocios reales incorporan, progresivamente, personas a su organización que aportan nuevos capitales, esto es lícito cuando se sustentan los beneficios en actividades económicas de producción o servicio.
    • En el caso de las estafas piramidales, se presenta una carencia de sentido económico por no existir actividad económica alguna.
  2. Clara intensión de defraudar (el dolo):
    • Queda claro que, quién dirige las actividades y recopila el dinero, dentro de la estructura de una estafa piramidal, está consciente del perjuicio que puede causar.
    • Ante su actitud, es importante establecer el límite de la intencionalidad para poder establecer el grado de responsabilidad penal de quienes participan, tanto como organizadores, como colaboradores.
  3. Posición de los sujetos:
    • No es fácil establecer el nivel de responsabilidad penal de los sujetos involucrados en una pirámide, pero es claro que el autor del delito, aquel que establece las reglas y condiciones, estimula a los cómplices y recopila el dinero recaudado.
    • De aquí, podemos determinar dos posiciones para los sujetos participantes:
      1. Posición activa:
        • Donde se identifica a quién organiza, gestiona y lleva a cabo la estafa. Igualmente, se incluyen a los cooperantes, colaboradores y cómplices
        • Para cada uno se determina la responsabilidad penal que varía de acuerdo con el grado de implicación.
      2. Posición pasiva:
        1. Dicha posición es ocupada por las victimas que sufren o padecen la estafa piramidal. Esto, siempre que no lleguen a cumplir el rol de cooperantes, colaboradores o cómplices.

Perfil y tipos de una estafa Piramidal

A fin de establecer con precisión las peculiaridades de los diferentes tipos de estafas piramidales que suelen ser registradas, se presenta la siguiente clasificación:

Estafa Piramidal Clásica

La estafa piramidal clásica esta fundamenta en niveles. El primer nivel representa al grupo estafador, dicho de otra forma, son la cabeza de la organización y se ubican en la cúspide de la pirámide.

A continuación, se construye un segundo nivel con aquellos individuos captados directamente por el grupo estafador. Dicho grupo es el señuelo, son pocos, reciben inicialmente los intereses ofrecidos y son incitados a captar nuevos ahorristas con la promesa de recibir beneficios adicionales (comisiones).

De esta forma, se repetirá la operación para niveles subsiguientes, creciendo la organización exponencialmente. Al final, todos los niveles entregan el dinero al primer nivel. Dicha estructura, es constante y extensa. El fundamento es el pago de una cantidad que retornará con las nuevas incorporaciones.

En la estafa piramidal clásica sólo circula dinero entre los participantes, es decir, no existe negocio o transacción financiera que genere riqueza adicional. Se aprecia a los de arriba recibiendo beneficios de los de abajo, pero a la final perderán la inversión realizada inicialmente.

Estafa Piramidal no Financiera

En este caso, se incorpora al precepto clásico del ofrecimiento de un producto o de un servicio bajo condiciones que no responden lógicamente a la realidad de una actividad económica.

Una condición, Sine qua non, exigida al inversionista que desea el bien o servicio es su condición de reclutador. Para aquellos, situados en la cercanía de la cúspide de la pirámide, el sueño de obtener el bien se hará realidad, si su esfuerzo por reclutar nuevos inversionistas es enérgico y constante.

Materializado el esfuerzo de los más persistentes, al realizarse la entrega de los primeros bienes (por ejemplo; casas o autos), se va a generar una atmosfera de confianza que induce seguridad a los inversores y tranquilidad a los estafadores.

Por otra parte, es conocido que las estafas piramidales no financieras más difundidas están relacionadas con la distribución de productos o la franquicia de alguna marca.

Al final, los organizadores de la estafa ejecutarán nuevas estrategias para consolidad la confianza de sus inversores iniciales e inducir a otros a participar.

Algunas de esas acciones son:

  • Establecen empresas de “fachada”.
  • Se expanden abriendo oficinas para generar sensación de legalidad.
  • Contratan personal muy atento y eficaz.
  • Generan campañas publicitarias bien elaboradas y convincentes.
  • Se hacen conocer a través de internet, elaborando páginas Web propias.

El empleo de estos recursos les reportará a los estafadores cuantiosas ganancias y les permitirá establecer el punto de quiebre de la estructura de la pirámide, desapareciendo, simultáneamente, con todo lo recaudado.

Estafa Piramidal Financiera

La estafa piramidal financiera presenta una gran complejidad, son muchas las dificultades que se le presentan a las autoridades para reprimir las operaciones desde el punto de vista público.

Igualmente, es difícil de reconocer desde el punto de vista privado y se identifica por el engaño al confundirse con el mundo financiero, manteniendo las expectativas sobre una rentabilidad desproporcionada.

De esta forma, vistos los servicios financieros o pseudo-financieros ofrecidos a los potenciales inversores, estos pueden llegar a interpretar falsamente que están ante un producto lícito.


Perfil del Estafador

El autor de la estafa piramidal crea empresas de maletín, no realiza actividad alguna, no tributa impuestos, no paga seguridad social. En fin, para él es como jugar monopolio, donde lo único que se puede considerar real y verdadero es el dinero de los incautos.

Por otra parte, el estafador posee un conjunto de habilidades, las cuales aplica sin probidad con efectos perjudiciales sobre el sistema financiero en particular y sobre la comunidad en general.

Entre alguno de los usos que el estafador hace de sus habilidades, podemos mencionar:

  • Es organizado: generalmente lleva control de los depósitos captados, pagos de intereses, bienes y/o servicios y registra el accionar de los promotores. Este vestigio suele ser de interés para las autoridades a la hora de compensar a los afectados por la estafa piramidal.
  • Es intuitivo: el estafador tiene clara intención de estafar y buscará desaparecer cuando presienta que va a ser descubierta su operación.
  • Es un excelente orador: esto le permite manipular las masas con facilidad.
  • Es altruista: condición que utiliza para garantizar su imagen de legitimidad y la creación de una aureola de benefactor.
  • Es perceptivo: reconoce la vulnerabilidad de las personas y se aprovecha de la buena fe de sus semejantes.

En fin, el estafador logra el éxito manteniendo un bajo perfil, generando confianza entre sus inversionistas y manifestando gratitud entre sus cómplices.


Perfil del Estafado: Víctima o Cómplice

El estafador utilizará sus habilidades para captar y manipular a tres tipos de personas en particular:

  1. Los ambiciosos, estos suelen estar conscientes de que se involucran en una estafa piramidal y se convierten rápidamente en colaboradores. Estos personajes carecen de escrúpulos y llegan, inclusive, a captar a familiares y amistades, sin importarles el perjuicio que puedan sufrir, con tal de recibir un beneficio a cambio.
  2. Los incautos que son fácilmente impresionables y se sienten miembros de un selecto grupo de inversores.
  3. Los creyentes que están convencidos de la legitimidad de la inversión.

Las víctimas suelen ser personas de bajos ingresos, que cultivan la disciplina del ahorro. Todo aquel que ahorra, anda en la búsqueda del mayor rendimiento y es presa fácil de los organizadores de una estafa piramidal.

La seducción detrás de la estafa piramidal, es la promesa de obtener ingresos que superan con creces a la inversión inicial. Sin contar con el compromiso adquirido de reclutar nuevos participantes, por los que podría recibir algún tipo de beneficio.

En este nivel, la víctima, a quién le corresponde hacer la denuncia, pasa a ser cómplice.

El estafador tendrá tranquilidad hasta que llegue el colapso económico, momento en el cual se hace evidente la estafa piramidal.

Perfil de motivación de las víctimas

Por lo general, coinciden en las victimas dos condiciones particulares:

  • La ilusión de incrementar el nivel de vida, con poco esfuerzo y
  • El desconocimiento de los requisitos que debe satisfacer la empresa para encuadrar en el marco legal vigente.

Bajo estas premisas, los estafadores estudian colectivos en específico (religiosos, profesionales, deportistas, entre otros).

A los estafadores no se les escapa nada, descubierta la estafa, se valdrá del respaldo de las propias víctimas para enfrentar a la autoridad.


3 recomendaciones para reparar los daños de una estafa piramidal

La estafa piramidal es un delito que desbasta el patrimonio de las familias, más allá de atrapar al estafador, es necesario establecer mecanismos de reparación de los daños a las víctimas y procurar las correspondientes sanciones penales a los organizadores y colaboradores.

A continuación, se presentan tres recomendaciones para lograr una efectiva recuperación de los daños:

  1. Recuperación del dinero estafado
    • Descubierta la estafa piramidal y capturados los operadores, es necesario recuperar el dinero mal habido e incautar los bienes de los delincuentes.
    • Está claro que de la comisión de un delito surgen dos responsabilidades: la penal y la civil.
    • Ambas responsabilidades deben ser determinadas adecuadamente para garantizar los correctivos que garanticen la imposición de una pena al estafador y la no recurrencia en la actividad delictiva.
  2. Usar los medios necesarios para impedir más riesgos
    • Para determinar la responsabilidad civil, suele desarrollarse en un período de tiempo prolongado, por este motivo, es importante procurar precautelar en la forma más eficiente posible el patrimonio estafado.
    • La intensión de la medida anterior es evitar que el estafador haga desaparecer lo obtenido gracias a su actividad ilegal y contar con los medios para resarcir los daños.
  3. Tipificar una estafa piramidal
    • Es necesario tipificar la estafa piramidal como delito financiero con características que le son propias dentro del Derecho Penal Económico, dado que su posibilidad de cometido es exclusiva y únicamente dentro de la realización de actividades de intermediación financiera.

Conocer todo sobre la estafa piramidal es de vital importancia para los sistemas Financieros locales.

En ese aspecto, se requiere de la elaboración de políticas públicas contundentes, dirigidas a la prevención y la lucha contra las Estafas Piramidales.

Sólo la toma de conciencia, por parte de las posibles víctimas, puede contribuir con la prevención efectiva de este vetusto flagelo, considerado un clásico del enriquecimiento ilícito, la estafa piramidal.

1 comentario en “ESTAFA PIRAMIDAL”

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Seo con Machete Corporation.