web analytics

DEFINICIÓN DE ESTAFA

En este artículo vamos a establecer un auténtico corpus teórico/conceptual sobre la Estafa y su significado o definición, desde el punto de vista netamente jurídico.

En otras palabras, abarcaremos todas las distintas aristas o ángulos de tipo conceptual acerca de la estafa, como un delito contemplado en el código penal, pero lo principal a conocer es la definición de estafa.


Definición jurídica del concepto de Estafa

Según la enciclopedia jurídica biz 14, la estafa puede considerarse como:

“El hecho delictivo por el que una persona, con el ánimo de lucrarse o beneficiarse, engaña a otra, para que ésta realice un acto de disposición patrimonial (entregar un bien o prestar un servicio) en perjuicio propio o ajeno.”

Concepto de estafa desde el derecho penal

A partir de lo establecido por la mencionada enciclopedia jurídica, la estafa, desde el punto de vista del derecho penal, se lleva a cabo:

“Mediante el uso de falsos nombres o de falsas calidades, ya sea por el empleo de maniobras fraudulentas para convencer de la existencia de empresas fantasmas, de un poder o de un crédito imaginario, o para hacer nacer la esperanza o el temor de un suceso, de un accidente o de cualquier otro acontecimiento quimérico, con el objeto de entregar, enviar o de intentar la entrega o el envío de dinero, muebles, inmuebles, obligaciones, recibos, etc., y de despojar a otro de la totalidad o de una parte de su forma”.


Concepto y definición de una estafa según importantes teóricos jurídicos

A continuación, abordaremos el concepto de estafa según varios teóricos del derecho con mucha reputación en las ciencias jurídicas.

Muñoz Conde

Afirma que “El delito de estafa es una forma de defraudación, vale decir, la defraudación en el género y la estafa, una de sus modalidades típicas”.

Asimismo, continúa precisando este concepto de la siguiente manera: “Es la conducta engañosa, con ánimo de lucro injusto, propio o ajeno que, habiendo determinado un error en una o varias personas, induce a realizar un acto de disposición, consecuencia de un perjuicio en su patrimonio o en el de un tercero”.

Pilco Garay

La definición de Pilco Garay fue la siguiente: “El delito de estafa consiste en el empleo de artificio o engaño, a fin de procurar para sí, o para terceros, un provecho patrimonial en perjuicio ajeno, es una forma de defraudación, vale decir, la defraudación en el género y la estafa, una de sus modalidades típica”.

Carrara

Definió la estada de la siguiente manera: “la dolosa apropiación de una cosa ajena que se ha recibido del propietario, por una convención no traslativa de dominio para un uso indeterminado”.

Pessina

Asevera que: “la esencia propia de la estafa consiste en un lucro ilegítimo en daño de otro, obtenido mediante una insidia tendida a la buena fe ajena”.

Berne

Define la estafa como “el daño patrimonial causado a otro, producido mediante engaño con ánimo de lucro”.

Padro

“Para que haya estafa, siempre debe mediar la artimaña, el arbitrio falaz, la simulación, el encubrimiento de la verdad, etc., como cuando se induce a una persona a aceptar una cosa por otra.

Y así, quien vende por oro lo que es imitación de ese metal, estafa; quien invoca un carácter que no tiene para percibir ilegítimamente una cantidad de dinero o una cosa que lo equivalga, estafa también, quien promete, previa remuneración de su importe, entregar una cosa o prestar un servicio que le es imposible realizar, estafa igualmente.

En fin, cualquier artificio que se emplee para obtener aquello que no se lograría en forma franca, sincera, correcta, es siempre una estafa”.

Balcameda Hoyos

Define la estafa del siguiente modo: “Cualquier comportamiento que genere un riesgo típicamente relevante, para cuya idoneidad objetiva bastaría con que conciba un riesgo típicamente relevante de producción de un acto de disposición por error que desemboque en un perjuicio patrimonial”.

“El engaño es un comportamiento cualquiera que el sujeto activo realiza para obtener un beneficio económico, en perjuicio del patrimonio de la víctima, y no debe ser confundido con el artificio o ardid, pues éstos son los medios o instrumentos de comisión para lograr que el acto engañoso sea creíble para la víctima”.


Elementos que definen una Estafa

Para que las estafas tengan éxito, necesitan de ciertos elementos para estar presente. Echemos un vistazo a los elementos que forman una estafa:

  • La promesa de un alto rendimiento en un corto período de tiempo, sin riesgo.

Siempre decimos que, en la inversión, cuanto mayor es el rendimiento, mayor es el riesgo y, sin embargo, mucha gente todavía cae en este argumento de venta. Se olvidan de preguntar por qué, cómo, qué y dónde.

¿Por qué este instrumento debería ser extraordinariamente bueno? ¿Cómo se hará el dinero? ¿Qué es el instrumento? ¿Dónde se invertirá?, son preguntas que no podemos dejar de hacer.

  • Hay mucha exageración y una presión considerable.

Si asistes a seminarios de reclutamiento para cierto negocio, verás al orador principal muy optimista al dar su discurso como si descubriera el secreto de vivir para siempre, y podrás notarlo muy emocionado y generoso de compartirlo contigo.

Contantemente hay presión para inscribirse, «¡Inscríbanse ahora o perderán esta gran oportunidad!» Esto no permite que los participantes se vayan a casa y duerman antes de tomar decisiones racionales.

  • La promesa del cambio.

El personal de ventas diría: «¡Esta es una oportunidad única en la vida que cambiará por completo el futuro!».

Se le da la impresión, a la víctima, de que pertenece a un primer grupo élite afortunado al que se le dará prioridad en esta oportunidad única en la vida.

  • Clientes desesperados.

A veces nos encontramos en situaciones que nos hacen querer cambiar algo desesperadamente: una situación financiera, tu vida amorosa, la situación del país o simplemente ambición.

Cuando una persona psicológicamente está desesperada por conseguir ciertos beneficios, son bastante propensos a ser estafados.

  • Mentalidad «Soy más inteligente que los demás».

Esto está muy presente en el comercio de acciones, especialmente en el tipo activo. Lo creas o no, algunas víctimas de estafas ya huelen algo sospechoso, pero simplemente continúan con el viaje esperando poder salir «antes de que la música se detenga».

Se consideran más inteligentes que otros. Desafortunadamente, nadie sabe cuándo la música realmente se detendrá. En algunos casos, incluso los perpetradores no saben exactamente cuándo.

  • Una vez adentro, las víctimas están bajo un hechizo

Las victimas sospechan que hay algo raro, pero aun así se niegan a hacer algo al respecto. Como hipnotizados, se hacen la vista gorda sobre lo que obviamente está mal y simplemente se aferran a la promesa del estafador de que todo estará bien.

  • Las víctimas piden ayuda cuando es demasiado tarde.

Una y otra vez, vemos a las víctimas de la estafa reaccionar solo cuando el autor ha huido con todo su dinero.

Si observas estos elementos de la estafa, verás que tanto el autor de la estafa como las víctimas parecen tener una participación de 50-50 en la responsabilidad de por qué ocurrió el fiasco.

En fin, para poder realizar una estafa se necesitan que estos elementos se encadenen en una perfecta sucesión. Por lo tanto, requiere, en primer lugar, el uso del engaño por parte de un sujeto a un agente determinado.

Luego, es indispensable que el engaño ofrezca todas las condiciones para sostener en error a la víctima, y que de forma voluntaria y para su propio daño, tenga que desprenderse de manera parcial o total de su patrimonio, entregándolo al agente para su beneficio o de un tercero.

Esto nos confirma que la figura de la estafa no es solamente la sumatoria de sus distintos elementos, sino que requiere obligatoriamente de un vínculo causal de estricta sucesión entre ellos, que se denomina, en la ciencia del derecho, como relación de causalidad ideal o motivación.


Conceptos jurídicos ligados a la definición de estafa

Existen otras formas fraudulentas desde el punto de vista jurídico y son las que a continuación vamos a explorar, como un mero ejercicio de refrescamiento de conceptos jurídicos ligados a la estafa.

El engaño

Se puede definir como la tergiversación o deformación de lo verdadero o de lo real, que puede ser capaz de inducir a un error a una o varias personas.

La expresión engaño bien a designar la acción o efecto de hacer creer a alguien, a través de palabras o de cualquier otra forma, algo que no es verdad.

El artificio

Constituye la tergiversación mañosa de la verdad, con el claro objetivo de hacer incurrir en error de apreciación a otra persona que observa la materialidad externa y en apariencia de una realidad, va incluida la idea de engaño, así como la del arte que se pone en juego para que el engaño pueda triunfar, de donde se extrae el aserto de que la sencilla mentira no conforma un engaño o artificio, sino cuando vaya en compañía de otros elementos que le otorguen credibilidad.

El truco

Es la imagen de un engaño, realizada con arte para que otra persona incurra en un error.

El embuste

Constituye una forma de mentira que se disfraza o se esconde a través de un artificio.

La argucia

Representa un argumento falso, que es presentado con extrema agudeza o de manera muy sutil, y que tiene como fin que otra persona incurra en un error.

Se podría decir que estas formas fraudulentas constituyen las herramientas o instrumentos que un estafador utiliza o emplea, con el fin de que la víctima incurra en un error.

Asimismo, lo que se persigue con el error cometido por la persona perjudicada, es que ésta se pueda desprender de una parte o del total de su patrimonio. Este es el fin de toda estafa.


Proceso de ejecución de la estafa

Para poder explicar con claridad cómo es el proceso de ejecución de la estafa, utilizaremos una metáfora que permita comprender su significado de forma diáfana y sencilla.

En un robo y en el hurto, quien los comete, o su autor, toma posesión de una cosa que no posee.

En una apropiación indebida, toma lo que previamente ha recibido, mientras que, en la estafa se recurre al engaño para que la persona poseedora del patrimonio se lo termine entregando voluntariamente.


Teorías que determinan que la estafa es penalmente relevante

Existen 2 teorías que determinan si una estafa es realmente relevante desde el punto de vista penal.

Es decir, si puede ser imputada penalmente y con ello acarrear sanciones penales para quien cometa la estafa. Estas son la Teoría objetivo-subjetiva y la teoría de la imputación objetiva.

Teoría objetivo-subjetiva

La teoría objetivo-subjetiva se basa en la teoría de la imputación objetiva, que significa que el engaño, o la maniobra fraudulenta presente en la estafa, debe tener un revestimiento o carga de seriedad y realidad, que sea lo suficientemente creíble para poder defraudar a personas con perspicacia e ingenio.

A pesar de esto, en la ejecución material de la estafa, es necesario que la víctima o la persona engañada demuestre algún tipo de credulidad o buena fe.

Esta teoría establece que la estafa debe completarse con una cierta dosis de subjetividad que pueda determinar la eficiencia del engaño a partir de las características personales del sujeto estafado.

De acuerdo a esta teoría, se necesita averiguar, en la aptitud o competencia del engaño llevado a cabo, si el error se ha producido por efectos de la equivocación o si, por el contrario, se debe a alguna clase de conducta negligente de la persona estafada.

Si la aptitud del engaño se debe a la negligencia de la víctima, entonces se niega toda relación de causalidad y, en consecuencia, el carácter de idoneidad del engaño, y con esto también de la estafa desde el punto de vista penal.


Teoría de la imputación objetiva

En lo que respecta a la teoría de la imputación objetiva, se debe tomar en cuenta las características personales del estafado o de la víctima como tal, poniendo la máxima atención sobre la víctima del caso específico de la estafa, tanto como en el proceso de causalidad que lo originó.

Según esta teoría, en el delito de la estafa, desde la perspectiva teórica-conceptual, no bastaría con la comprobación de un proceso causal de engaño con la incuestionable producción de un daño económico, que la realiza el sujeto que comete el engaño, sino que requiere obligatoriamente de la colaboración del perjudicado o afectado en el transcurso ejecutivo.

Por tal razón, esta teoría concibe de sustancial relevancia el minucioso análisis del fin de la protección de la regla en el crimen de la estafa.


Sujetos de la estafa

Toda estafa se compone o configura de dos sujetos.

  • El sujeto activo o simplemente el que comete la estafa. También podríamos definirlo como el victimario.
  • El otro sujeto es el pasivo o aquella persona a la cual se le comete el delito. Igualmente podemos calificarlo como víctima en esta relación.

El sujeto activo

El Sujeto Activo en el crimen de la estafa puede ser cualquier persona, ya que el estatuto jurídico, o ley penal, no exige ninguna característica especifica.

Esto quiere decir que no se exige ninguna clase de cualidad o condición en específico en esta persona.

El sujeto Pasivo

Puede tratarse de cualquier persona natural que haya sido objeto del comportamiento tramposo y a la cual se le ha inducido a la equivocación o al error. Para ser sujeto pasivo solo bastaría que se le perjudique en su patrimonio, gracias a la actuación del estafador.

Tipo subjetivo

Aparte de los sujetos de la estafa, existe otro elemento muy relevante para que pueda considerarse una estafa como tal. Estamos hablando del tipo subjetivo. Esto se trata de la exigencia ineludible de que el agente que está cometiendo la trampa accione con dolo.

En otras palabras, con total conocimiento, propósito o deseo de alcanzar de la víctima una acción de disposición, para esto la tiene que forzar a que cometa un error a través de un engaño.

La norma penal se refiere, en este caso, a que el agente pretende, o se propone para sí mismo, un beneficio ilícito.

Este beneficio o ganancia se convierte en el fin del autor del delito. De esta forma, la estafa necesita obligatoriamente un factor subjetivo especial. Esto es una especial voluntad o determinación, como lo es el deseo de lucrarse.

El provecho ilícito se tiene que entender como ventaja que, sobre el patrimonio, se llega a obtener por adjudicación de un bien determinado que posee un valor de tipo económico. Por otra parte, se puede considerar en utilidad o ganancia propia o de una tercera persona.

Un autor reconocido de las ciencias jurídicas como Salinas Sicha, aclara al respecto que:

“El agente actúa con conocimiento y voluntad de realizar todos los elementos típicos objetivos, con la finalidad de obtener un provecho ilícito.

Esta última intención conduce a sostener que, aparte del dolo, en el actuar del agente se exige la presencia de otro elemento subjetivo que vienen a constituir el ánimo de lucro. Este elemento subjetivo aparece de modo implícito en el tipo penal”.


Consumación de la estafa

Desde el punto de vista de las ciencias penales, para que la estafa se pueda consumar y, por lo tanto, el sujeto estafador sea considerado un delincuente, el agente debe obtener una ganancia económica inapropiada o indebida.

Esto significa que el delito de la estafa solamente se logra consumar cuando el sujeto activo aumenta su patrimonio con algún bien o servicio que recibe por parte de su víctima.

Dicho aumento del patrimonio se materializa cuando se llega a poseer los bienes del estafado, o el producto de estos cuando se disponen formalmente.


Modalidades de Estafas

En el ámbito de las ciencias penales se tipifican muchas formas o modos de estafas, siendo las más frecuentes las siguientes:


#1. Nombre Supuesto

Esta modalidad se produce cuando el estafador se modifica el nombre por el de otra persona a la que la víctima confía, de forma que efectúa una disposición del patrimonio.

#2. Calidad Simulada

Esta ocurre cuando el agente llega a atribuirse una condición o jerarquía que no puede corresponderle, con el fin de embaucar a la víctima y alcanzar que esta le ceda algún tipo de prestación.

La calidad que llega a simularse podría consistir en posiciones económicas, sociales o políticas.

#3. Influencia Fingida

El estafador hace la simulación o apariencia de que posee o tiene una gran influencia y, mediante la mentira y la trampa, llega a obtener una ganancia ilícita de su patrimonio.

#4. Abuso de Confianza

El estafador se beneficia de la confianza producida gracias a su perspicacia o habilidades para el engaño, para que la persona perjudicada o víctima, proceda a ceder su patrimonio.

#5. “PHISHING”

Cuando el estafador utiliza medios informáticos para realizar su ardid o trampa.

Podría tratarse el caso de que el sujeto activo le envié un correo electrónico a la víctima, donde le solicita con cualquier excusa, y en un plazo perentorio, el número de su tarjeta de crédito o débito, y la clave secreta.

La persona perjudicada, o el sujeto pasivo de la estafa, con la idea o creencia de que se trata de un correo del propio banco, termina escribiendo el número de su tarjeta de crédito o débito, acompañada de su clave secreta, con la cual el estafador termina retirando el dinero de su cuenta y consumando la estafa.


Importancia del lenguaje en la ejecución de la estafa

La utilización del lenguaje es muy importante para la ejecución de la estafa.

En este sentido, para que el delito sea cometido, y el comportamiento engañoso que constituye la base del estafador para realizar este crimen pueda ser efectivo, el lenguaje tiene que estar sincronizado con la mentira.

Lo que queremos decir es que, para que la estafa pueda ser llevada a cabo se tiene que efectuar un engaño de parte de un sujeto activo o victimario, hacia un sujeto pasivo o víctima del acto delictivo.

Este engaño debe ser ejecutado a través de un lenguaje muy convincente y amplio, de lo contrario, esta acción quedaría anulada.

En este sentido, debe tratar lo máximo posible de inundar con muchas palabras la mente del sujeto pasivo o de la víctima, para poder enredarla y envolverla en sus oscuros fines de engaño.

Asimismo, los estafadores deben ir adaptando o modificando su vocabulario frente a situaciones nuevas o modalidades distintas de la estafa, ya que la mentira que en alguna ocasión pudo surtir efecto, en otra oportunidad pudiera no tener el mismo resultado.

Por esta razón, el estafador tiene que enriquecer su vocabulario e ir mutándolo de acuerdo a las nuevas situaciones que se le vayan presentando en su diaria actividad delictiva.

También suele ocurrir que el engaño que constituye la base de la estafa ejecutada, se ha perfeccionado tanto que una trampa que fue utilizada hace muchísimos años vuelve a ser empleada en la actualidad, dada la eficacia de su argumentación artificiosa.

Existe el famoso ejemplo de la estafa piramidal ejecutada por el Italiano Carlo Ponzi, que consistía en el pago de intereses a los inversores, con su propio dinero invertido o del dinero de nuevos inversores, y que luego fue ejecutada por el famoso estafador Bernard Madoff en el año de 2008.


Aplicación de la estafa a través de la modificación de documentos

También ha ocurrido, y sigue ocurriendo, la estafa que se comete a través de la modificación de los documentos (inclusive por grandes expertos) que disfrazan una situación completamente diferente de lo que en realidad está ocurriendo. Son ya muy famosos los casos de las empresas Estadounidenses Enron y World Cam.

Ambas compañías, a través del maquillaje y modificación de los documentos, reportaban altos índices contables de beneficios que le proporcionaba una imagen de solidez, puesto que señalaban altísimas cantidades de dinero representadas en inversiones que volverían a las reservas de las empresas con enormes márgenes de ganancias.

Esto fue precisamente lo que ocurrió con las compañías ya mencionadas, que daban una aparente imagen robusta financieramente, pero que a principios del siglo XXI se tuvieron que declarar en quiebra absoluta, generando pérdidas multimillonarias a muchísimas personas y un severo derrumbe del sistema financiero de los Estados Unidos de América.

Esta situación motivó a que las 2 empresas fueran investigadas judicialmente, descubriendo la publicación de datos contables falsificados, como fueron, por ejemplo, reflejar los montos por concepto de gastos como si fueran inversiones en los cuales nunca iba a regresar ese dinero y muchísimo menos cualquier clase de índice de ganancia, por tanto, no eran solventes en lo absoluto.

Otro caso muy famoso fue el de la empresa italiana Parmalat, que para el año 2003 se consideraba la 8ª empresa más grande de Italia y que en diciembre de ese mismo año suspendió todos sus pagos, declarándose insolvente.

Esto genero la crisis financiera de mayores dimensiones en toda la unión europea en los últimos 50 años, debido a que se estaban reportando unas cifras ínfimas con respecto a los montos que al final se dieron a conocer, gracias a las investigaciones llevadas a cabo por un tribunal de Parma y que significaron la fabulosa cifra de 20 mil millones de euros en el mes de diciembre de 2004.


Relación del engaño con la estafa

El engaño se constituye en algo mayor que un elemento que logra integrar el delito de estafa, porque llega a convertirse es la esencia del acto antijurídico, porque sin el engaño, sería imposible estafar, es por esto que con el engaño se desarrollará mejor el delito, facilitando su ejecución.

El vocablo engaño se origina del latín “ingannare”, cuyo significado es dar a la mentira una apariencia de verdad.

El engaño disfraza la verdad, incluso llega al caso de señalar como cierto un hecho que no existe, al punto de perfeccionarlo de modo tal que parece imperceptible y cuando se descubre, no se cree que ha sido engañado.

Paul Joseph Goebbels (celebre Ministro de Propaganda e Información de Adolf Hitler) afirmó lo siguiente: “Si una mentira se repite las suficientes veces, acaba convirtiéndose en una verdad”

Esta frase, que se hizo muy famosa, demuestra perfectamente que el engaño implica una creencia o confianza como factor fundamental, capaz de hacer que el engaño pueda surtir el efecto esperado en las personas.

Por supuesto, para que el engaño pueda producir los resultados que se aspiran, se debe ocultar la verdad, y es aquí donde se emplea como dispositivo adecuado el secreto.

Sin la participación del secreto no se podría soportar una verdad engañosa, porque si llega a ser divulgada la verdad, quebrando la confidencia que la envuelve, la mentira se aniquilaría o exterminaría por sí misma.


Antítesis del engaño

El engaño se basa en la distorsión de la verdad o en simular como realidad una serie de hechos que no existen.

Hay un grupo de elementos que se pueden contraponer a la mentira y que tienen que ser objeto de análisis para poder elaborar mecanismos de defensa. Dichos elementos son los siguientes: la confianza, la responsabilidad y la fidelidad.

  • La fidelidad: se relaciona con la lealtad hacia una persona o también cualquier clase de ideal que pueda fortalecer la personalidad e identidad de manera íntegra. Por esto, es difícil hacer una separación de las acciones de deslealtad de aquellas que son consideradas como un abuso.
  • La responsabilidad: es la aptitud que existe en cualquier sujeto activo que goce de derechos para el reconocimiento y aceptación de los resultados de un hecho que se realiza con plena libertad.
  • La confianza: requiere cuidados especiales porque puede utilizarse para producir un clima de verdad.

Por esta razón, estos tres elementos deben manifestarse unidos, pues, para que haya confianza sobre la verdad de los hechos que son presentados, tiene que generarse a partir de la lealtad y el compromiso que solamente se origina del comportamiento anterior del individuo.


Relación de la estafa con la legitimación de capitales

Por todo lo antes expuesto, el crimen de la estafa, por medio del engaño, que es básico para ejecutar delitos de tipo sociales y económicos, se relaciona de forma muy estrecha con la legitimación de capitales, ya que cuando se obtiene la ganancia económica menoscabo de los bienes patrimoniales de la víctima, se concreta esta acción delictiva, ya que la obtención del beneficio se origina de manera ilícita.


La estafa es un delito que jamás ha dejado de existir, pues la ambición y la avaricia de algunas personas hacen que sus mejores dotes de engañadores resalten para echar mano de diversos beneficios, adaptándose a cualquier tiempo, condición y víctima.

Por tal razón, es necesario conocer los diversos aspectos jurídicos del delito de la estafa, las formas de manipulación de la víctima y prestar mucho cuidado a toda información que sea transmitida con el fin de obtener ganancias atractivas, en poco tiempo, bajo la apariencia de un negocio rentable y confiable.

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido. Propiedad intelectual de Seo con Machete Corporation.